EuskaraEspañol
EuskaraEspañol

La industria navarra consume el 35% del total de la energa en la Comunidad

Noticias Generales

energia-navarra.jpeg

El 35% del consumo total de energía en Navarra procede de la industria por el peso que tiene en la economía, siendo los sectores que más gastan el papelero, alimentación, automóvil, construcción, químico y cemento, en este orden.

Joaquín Erice, jefe de proyectos energéticos de AIN, ha presentado en la mañana de este martes el informe “Análisis de los consumos energéticos de la industria navarra”, en el marco de una jornada organizada por el Gobierno foral. En el estudio han participado las 49 empresas que más energía demandan en la Comunidad Foral.

El 88% de estas compañías tienen previstos planes de descarbonización para disminuir las emisiones de gases efecto invernadero.

OCHO ACTUACIONES PARA SER EFICIENTES

El informe también ha recogido acciones para alcanzar esta meta, como actuaciones de eficiencia energética por medio de tecnologías de menor consumo energético; aprovechamiento de calores residuales; instalación de plantas fotovoltaicas en autoconsumo siendo una medida estrella para las empresas; compra de energía eléctrica renovable porque no supone un aumento del coste; sustituir combustibles fósiles por hidrógeno renovable, como el proyecto del Gobierno de Navarra en la Ciudad Agroalimentaria de Tudela; la electrificación de procesos; uso de la biomasa en sustitución de combustibles fósiles; y captura de CO2.

EN 2030 MÁS DEL 40% DE LA ENERGÍA DEBE PROCEDER DE FUENTES RENOVABLES

El consejero de Desarrollo Económico y Empresarial, Mikel Irujo, ha intervenido en la jornada. “Más del 40% de la energía debe proceder de fuentes renovables en 2030, y para ello necesitamos políticas atrevidas e innovadoras. El sistema actual es sucio al depender en un 80% de fuentes fósiles, ineficiente porque hay dependencia económica del exterior, y caro ya que el coste de la energía aumentó un 120% en 2021”, ha remarcado. Además, Irujo ha recordado que “Navarra está en plena transición energética en un tejido industrial que representa el 30% del PIB, el doble que la media estatal”. En este contexto ha resaltado el papel de la Estrategia de Especialización Inteligente y Sostenible (S4) en este objetivo.

Alberto Jiménez, director general de Goikoa, y Julián Jiménez, director de SKF, han contado los casos de éxito en sus respectivas empresas.

Alberto Jiménez ha indicado que trabajan “el uso de plástico en envases a través de material proveniente de material reciclado” y ha citado “la utilización de placas en los 8.000 metros cuadrados de instalaciones”.

AHORRO DE 160.000 EUROS

Ha presentado un proyecto sobre eficiencia en refrigeración, con un ahorro de unos 160.000 euros. La inversión realizada se recupera en el plazo de tres años con los precios actuales. Además la reducción de consumo eléctrico genera mejora en el medio ambiente y minimiza el uso de refrigerantes naturales y elimina el uso de gases fluorados.

SKF, LA PRIMERA PLANTA DESCARBONIZADA DEL GRUPO

Por su parte, Julián Jiménez ha indicado que SKF facturó 145 millones en 2021, con 282 empleados. Sus objetivos desde 2011 han sido bajar la energía consumida por unidad de valor añadido, un -5% anual; disminuir el consumo de agua por año, con la meta de -5%; y la descarbonización para 2030. “Para controlar la evolución del consumo energético resulta clave la digitalización con el sistema escala”, ha indicado. En 2011 SKF consumía 35,3 gigavatios y ahora entre 14-15 gigavatios. “Esto supone que por cada euro de valor añadido, hemos ahorrado un 49,5% en el gasto energético”, ha manifestado. De esta forma, han mejorado el uso en aire comprimido, motores y bombas, aire acondicionado e iluminación. “Perseguimos reducir hasta los 12-10 gigavatios al año, la mitad procedente de la fotovoltaica y la otra parte de verde certificada”, ha adelantado.

Hace diez años esta planta consumía 80.000 metros cúbicos de agua al año, pero ha conseguido una reducción del consumo del 79% actualmente, a través de la digitalización, la optimización, la sostenibilidad y la eficiencia. “En una década, hemos pasado de 0,93 metros cúbicos de agua por valor añadido a 0,20 metros cúbicos”, ha reiterado.

Además SKF de Tudela es la primera planta de la compañía descarbonizada con un ahorro de 6.000 toneladas de CO2.

Además, su planta de regeneración de aceites industriales busca reducir 15.000 toneladas de CO2 a la atmósfera. 17 empresas de diferentes países se han interesado por este proyecto, ha informado. Por último, entre sus próximas actuaciones SKF quiere presentar su instalación fotovoltaica de autoconsumo.

Ana Ursúa, directora general de la Asociación  de la Industria Navarra (AIN), ha abordado el reto de la descarbonización de las empresas. Y Uxue Itoiz, directora general de Industria, Energía y Proyectos Estratégicos, ha clausurado la jornada recordando que el Gobierno foral dispone 37 millones de euros para alcanzar esa descarbonización mediante la S4.